El derecho a la ciudadanía italiana y la descendencia de una mujer italiana previo a 1948.

Como saber si Califico para la ciudadanía polaca?

La ciudadanía italiana es de carácter ius sanguinis, es decir, por sangre. El ius sanguinis es una expresión jurídica de origen latino que indica la adquisición de una ciudadanía por el hecho de haber nacido de un progenitor o con un ascendiente en posesión de dicha ciudadanía.

Italia se unifica como Reino en 1861 y todos los habitantes de aquel territorio pasaron a ser ciudadanos italianos. No existen límites generacionales para acceder a la ciudadanía italiana, por lo que los pocos requisitos que hay es que nuestro antepasado italiano haya vivido en Italia al momento de su unificación (no importa si falleció luego en el exterior) y que en la línea de descendencia entre el Dante Causa (popularmente conocido como “Avo”, quien fuera nuestro antepasado) y nosotros no exista renuncia alguna a la ciudadanía italiana. En caso de que un ciudadano italiano en nuestra línea de descendencia haya renunciado a su ciudadanía (por ejemplo por naturalización) habrá que prestar atención a la fecha de dicha renuncia ya que si el nacimiento de sus hijos es anterior a la misma el derecho a reconocimiento de ciudadanía no se pierde.


Aun así cabe destacar que la mujer italiana transmite ciudadanía a sus hijos a partir del 1 de enero de 1948, por lo que habrá que prestar atención a la fecha de nacimiento de los hijos de la primera mujer en la línea de descendencia. Para ser más claros: si una persona nacida antes de 1948 es hijo o hija de una mujer italiana (o la primera mujer en la línea de descendencia) ni ella ni sus descendientes tienen derecho al proceso administrativo regular de reconocimiento de ciudadanía. En este caso pueden realizar su trámite por la vía judicial presentando causa ante el Tribunal de Roma.

El reconocimiento por esta vía, obligatorio para hijos de una mujer italiana (o la primera mujer en la línea de descendencia) nacidos antes de 1948 y sus descendientes, se lleva a cabo únicamente ante el Tribunal de Roma. No es necesario estar en Italia para este procedimiento ya que el juicio será llevado a cabo por un representante legal en Roma (cuyo Poder puede ser otorgado en Argentina ante Escribano Público o en las oficinas del abogado en Italia).